Si eres emprendedor o bien el responsable de comunicación de una o varias empresas, ya sabrás que las redes sociales pueden ser una herramienta perfecta para alcanzar el éxito de tu compañía. Aunque, también, pueden convertirse en un arma de doble filo si no se hace un uso adecuado de estas.

Para que puedas sacar el máximo rendimiento a estos perfiles en redes sociales, te dejamos una lista con los errores más frecuentes que cometen los Community Managers y que debes evitar.

 

1. PERFIL INCOMPLETO Y/O POCO ATRACTIVO

Acceder a la página de una empresa en cualquier red social y encontrarte con un perfil de aspecto abandonado, o que apenas tenga información de utilidad, es una decepción. Obviamente, esa no es la sensación que quieres causar en tu público: Te recomendamos que tengas un perfil completo, con una imagen que represente a tu empresa, un breve resumen en el que se explique de qué se trata, a qué se dedica y cuál es su objetivo. Además, de indicar una dirección y si tiene o no una web propia.

Elige una foto de portada que resulte atractiva y que, al mismo tiempo, refleje la descripción y la personalidad que transmite tu marca. Para la foto de perfil puedes colocar una imagen con la que se identifique fácil y rápidamente tu negocio, como por ejemplo su logo. Además, escoge la categoría adecuada para tu negocio y que así sea más sencillo de encontrar.

 

2. NO CONOCER LOS TÉRMINOS Y CONDICIONES DE LAS REDES

Como propietario o administrador de perfiles en redes sociales debes conocer los términos y condiciones bajo los que funciona cada plataforma. De este modo, podrás actuar correctamente y no correrás el riesgo de que Facebook, Instagram o YouTube, por mencionar algunos ejemplos, revisen tu perfil y lo bloqueen o cancelen porque no estás haciendo algo bien. ¡Evita quebraderos de cabeza!

 

3. NO DEFINIR LA PERSONALIDAD DE LA MARCA Y SU DISCURSO

Las redes sociales son una comunidad, podemos decir que Facebook y amistad son sinónimos. Por eso, debes tener muy clara la personalidad de tu marca y hablar con tu público como si fuese un amigo más.

No obstante, a pesar de que estamos hablando de la cercanía con nuestros lectores, hay que saber diferenciar los distintos tipos de públicos a los que tenemos acceso. No es lo mismo dirigirse a un colectivo médico, que a jóvenes amantes de la música electrónica.

Nadie imagina en su mente una gran conferencia en la que el lector hable con un ritmo monótono, muy bajito, sin expresividad corporal, ni interacción con el público asistente. Pues lo mismo ocurre con nuestra presencia en redes. En nuestro, caso hablamos de humanizar los perfiles que gestionamos: otorgarles unos valores, convicciones y gustos.

Recurre a un lenguaje correcto y adecuado, habla en segunda persona (como si lo hicieses con un amigo), siendo consciente de quién te lee y qué es lo que espera por tu parte.

 

4. NO SER CONSTANTE EN EL CONTENIDO

Seguro que alguna vez has visto el perfil de una empresa en una red social que no se había actualizado en bastante tiempo. Este abandono genera una imagen muy negativa de tu negocio y ese no es tu objetivo. Tener presencia en redes sociales requiere un compromiso diario con nuestra audiencia, lo que implica también un esfuerzo y una inversión de tiempo. A pesar de todo, actualmente hay diferentes herramientas o aplicaciones que te ayudan y simplifican esta tarea.

Publicar contenido todos los días, varias veces en una misma jornada laboral, es prácticamente necesario si quieres conseguir un posicionamiento, interacción con tu público y, por defecto, tráfico a tus perfiles y tu web si generas contenido de calidad.

No tengas miedo a compartir un mismo contenido varias veces en tus perfiles. Sin embargo, prueba a utilizar palabras diferentes, modifica el titular o cambia la imagen principal. De esta forma, podrás ver cuál es el método más efectivo para atraer más audiencia a tu contenido y, también, para tener más visualizaciones de un mismo contenido.

 

5. NO CONSEGUIR INTERACCIÓN

Generar contenido no es una tarea fácil, pero ya que vas a invertir tiempo en ello, lo ideal es obtener unos resultados positivos. Aquí resultan de gran ayuda las herramientas de estadística disponibles en las diferentes plataformas.

Por ejemplo, las publicaciones con una imagen o vídeo consiguen casi un 40% más de interacción que cualquier otra publicación, lo que se traduce también a más comentarios y más likes. Al igual que si vamos a introducir un texto no es recomendable exceder los 250 caracteres en redes sociales, ya que está comprobado que no nos paramos a leer fragmentos de gran extensión. Por último, y aunque te pueda parecer contradictorio, incluir emoticones en tus publicaciones puede hacerte conseguir más de un 57% de ‘likes’.

 

6. NO CUBRIR UNA NECESIDAD

Anteriormente hemos hablado de la forma, pero ahora nos referimos al contenido. Tienes que darle razones a tu audiencia para que quiera seguirte y formar parte de esa familia digital. Informa a tus lectores sobre las novedades, en cuanto a los productos o servicios que ofrece tu marca, comparte con ellos información que pueda mejorar su calidad laboral o de vida, responde rápido a sus preguntas, hazles ver que son importantes para tu negocio (incluso cuando son comentarios negativos).

En el caso de que quieras realizar un regalo o un sorteo, es muy importante que conozcas bien los Términos y Condiciones de Uso, como ya se ha mencionado antes, para no infringir ninguna norma en cada una de las redes sociales en las que estás presente.

 

7. OLVIDAR AL PÚBLICO Y CENTRARSE EN LAS VENTAS O EL NÚMERO DE LIKES

Es evidente que, como empresario o administrador de los perfiles, lo que buscas es el éxito de la marca. Pero no debes olvidar a tu público. ¿Recuerdas cuando hablábamos antes de tratar a tu audiencia como a un amigo más? Si un amigo siempre habla de él mismo y nunca se interesa por ti, al final te acabas cansando. En las redes sociales, ocurre lo mismo con tu marca: debes mostrar interés por tu comunidad, generar confianza y lealtad y, después, se darán las ventas. La paciencia es una virtud que te aportará muchos beneficios con respecto a tu presencia en redes, si sabes cultivarla.

 

8. ESTAR PRESENTE EN TODAS LAS REDES SOCIALES

Si tu marca va a estar presente en todas las plataformas, pero no mantiene un perfil activo, es contraproducente. Es preferible seleccionar una, o tal vez dos, y manejarlas con soltura, sabiendo en cuáles vas a ser más efectivo según en qué redes sociales esté tu audiencia. Lo bueno si es breve, dos veces bueno.